Metodología Lean

La metodología "lean" es un método para gestionar procesos con el objetivo de eliminar el desperdicio de tiempo, dinero, mano de obra, entre otros; utilizando únicamente lo que sea imprescindible para llevar a cabo un determinado proyecto, actividad o proceso.

¿Qué es la metodología Lean?

La metodología Lean es una filosofía que se basa en hacer uso de los recursos esenciales para la realización de un proyecto o proceso, eliminando los desperdicios del mismo.

Una de las principales ventajas que nos ofrece esta metodología al ser implementada en la gestión empresarial, es que reduce el desperdicio de los procesos y añade valor al producto o servicio. De acuerdo con los principios de la metodología lean, los líderes y gerentes pueden aprovechar mejor el tiempo de los trabajadores e incrementar la productividad de sus equipos si se cumplen algunos principios básicos:

  • Definir el valor para el cliente: al colocarnos en la posición del cliente podemos diseñar el servicio tomando en cuenta sus necesidades.
  • Conocer la cadena de valor: se evalúan los procesos existentes en busca de mejoras y se analiza cómo optimizarlos para reducir los desperdicios.
  • Mantener un flujo continuo: se debe garantizar que el proceso se realice de forma fluida, es decir, sin inconvenientes y sin pérdidas de tiempo.
  • Buscar la perfección: se trata de buscar simplemente la mejora continua para lograr los mejores resultados.

La metodología Lean está estrechamente relacionada con el Manifiesto Ágil, que también se basa en una serie de pasos con el objetivo de aprovechar adecuadamente el tiempo y así cumplir con los objetivos establecidos.

¿Cuál es el origen de este concepto?

El término se origina en la década de 1980 como "Lean Manufacture". En esa época, la filosofía estaba enfocada en mejorar la producción de automóviles en la industria japonesa. Un ejemplo, es Toyota, quién incorporó este método para producir sin desperdicios.

Sin embargo, se dio a conocer fue en el año 1990 con la publicación del libro “The Machine that Changed the World”, escrito por James P. Womack, Daniel T. Jones y Daniel Roos. En este libro, el profesor Womack describió detalladamente sus estudios realizados sobre la industria automotriz, principalmente Toyota, dando a conocer de esta forma la cultura lean en otros países.

En la actualidad, este método de gestión se utiliza en empresas de diferentes sectores, tanto manufactureras como de servicios, siendo usada en conjunto con otros métodos ágiles.

¿Cómo implementar la metodología Lean?

El primer paso para implementar la metodología Lean en su empresa o negocio es implicar a la gente. Todos los miembros que conforman el equipo de trabajo, necesitan entender cómo funciona y cuál es su rol. Por ello, es primordial involucrar a las personas e impartir el conocimiento necesario para facilitar la implementación.

Además, la empresa debe tener objetivos claramente establecidos y enfocarse en la creación de valor para el cliente, debido a que esta metodología busca principalmente, generar el máximo valor para el cliente, y a la vez, reducir el desperdicio.

Luego de tener los objetivos definidos, se deben evaluar los procesos y determinar las actividades que pueden considerarse un desperdicio y no añaden valor al producto o servicio que se brindará al cliente. De esta forma, se puede reducir o eliminar los residuos, y adoptar procedimientos más eficientes en todo el proceso.

Por último, no debemos dejar de monitorear y medir los procesos. Es necesario establecer indicadores, o de lo contario, no será posible determinar los costos, hacer análisis, fijar los parámetros de éxito o distinguir las tendencias.

¿Cuáles son los desperdicios que busca eliminar la metodología Lean?

Reducir y eliminar los excesos es el enfoque de la metodología Lean, pero para ello, necesitamos conocer cuáles son los 6 principales desperdicios que se pueden evitar con esta metodología:

Defectos y retrabajos

Realizar una gran cantidad de entregas con errores o defectos representa un retrabajo al tener que ajustar los errores. De igual forma, los productos fuera de especificación requieren otros recursos, para ser reparados, lo que genera un gasto adicional de materiales y tiempo.

Tiempo de espera

Tener que esperar a que un proceso se complete para que el flujo de trabajo pueda avanzar, bien sea, esperando por un proveedor o a que se ejecute una actividad, conlleva a tener desperdicio de tiempo y dinero que podría ser aprovechado. Por esa razón, Lean promueve mejorar los procesos y diseñar un programa de producción más fluido.

Talento sin explotar

Los empleados se encargan de ejecutar a diario las actividades que conforman los procesos, por lo que las opiniones e ideas que aportar son muy útiles para la mejora. Desaprovechar el talento significa no valorar y apoyar las iniciativas que el equipo puede ofrecer. Escuchar a los empleados puede tener efectos positivos, e incluso, incrementar la motivación del equipo.

Transporte

Tener un producto almacenado en lugares lejanos al sitio donde será utilizado, no es una buena idea de logística, ya que tendría que transportar constantemente de un lugar al otro, y esto genera gastos innecesarios. Una logística inadecuada de transporte, tanto de artículos como de información, se elimina con el método Lean.

Inventarios

Tener un stock de artículos acumulados representa una pérdida de dinero para la empresa, además de ocupar espacio de almacenamiento. Asimismo, los productos sobrantes del inventario pueden dañarse con el tiempo, por lo que se recomienda tener un ritmo de producción adecuado al flujo de entregas y así evitar este problema de almacenamiento.

Procesos innecesarios

Las actividades repetitivas, redundantes y que no añaden valor deben eliminarse para que el proceso sea más fluido y funcional. Si cuenta con un sistema de código de barras para identificar las cargas, ¿por qué llenaría formularios para registrarlas?

¿Cuáles son los beneficios de usar la metodología Lean?

Al utilizar la metodología Lean en su empresa o negocio, puede obtener ventajas en diversos aspectos, sin embargo, las más comunes son:

  • Reducción de los desperdicios a lo largo de todo el proceso productivo.
  • Optimiza el tiempo de comercialización, es decir, se reduce el tiempo de entrega del producto al cliente.
  • Mejora la calidad de los productos y servicios, al enfocarse en las necesidades del cliente.
  • Uso eficiente de los recursos de la empresa, como mano de obra, materiales, tiempo, etc.
  • Incrementa la productividad y la eficacia de los trabajadores.
  • Procesos más simples y fluidos.

Para obtener los beneficios que nos ofrece la implementación de esta metodología, se pueden utilizar varias herramientas, como la metodología 5S, Poka-Yoke, TPM (Mantenimiento Productivo Total), Kaizen y PDCA.

De esta manera, la metodología Lean puede brindar beneficios a la empresa, reducir el desperdicio, agregar valor y contribuir a generar mayor eficiencia para que su empresa sea altamente competitiva en el mercado.

Más en esta categoría: « Método Kanban Mantenimiento 4.0 »

Grupo Aner

Tel: +34 943 13 34 85

Barcelona, Bilbao, Madrid, Murcia, Vitoria, Zarautz, Pereira (Colombia)

Aviso de cookies

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación.
Si continúas navegando en esta página, consideramos que aceptas su uso en los términos indicados en la Política de cookies